Ventilación de fosas sépticas

La ventilación adecuada de una fosa séptica, ya sea natural o forzada, es de vital importancia para evitar acumulaciones peligrosas de gases, asegurar el buen funcionamiento del sistema y prevenir los malos olores. Pero, ¿dónde va el respiradero o tubo de ventilación de la fosa séptica? ¿Cómo funciona la aireación? ¿Qué ocurre a una fosa séptica sin ventilación?

Por qué es necesario ventilar las fosas sépticas

Las fosas sépticas, como los decantadores primarios, tanques Imhoff o separadores de grasas, son sistemas de depuración de aguas residuales que proporcionan un tratamiento o pretratamiento anaerobio, es decir, en ausencia de oxígeno. En el proceso de descomposición biológica de las sustancias orgánicas son liberados gases de fermentación, como CO2, monóxido de carbono, metano y sulfuro de hidrógeno.

Los malos olores provenientes de las fosas sépticas, en la mayoría de casos, son debidos a un sistema de ventilación defectuoso o insuficiente.

El tanque séptico y su sistema de plomería son estancos, por lo que según el tanque se va llenando de agua y residuos, el aire y los gases disponen de menos espacio y necesitan un lugar por donde escapar. Si no lo hacen, la presión puede acumularse hasta llegar a detener el flujo de desechos. En ese punto, los gases acumulados pueden retroceder al interior de la vivienda hasta  anular los sellos hidráulicos de baños e inodoros con la consiguiente salida de malos olores.

Por otra parte, la mezcla resultante de gases puede ser peligrosa para la vida humana e incluso algunos de ellos son explosivos, por lo que su excesiva acumulación podría acarrear consecuencias graves.

En el caso de una fosa séptica con filtro biológico, la ventilación del tanque séptico es necesaria no solo para la eliminación de gases, sino también para la existencia normal de biomasa purificada al proporcionar el oxígeno que necesitan las bacterias aerobias del filtro.

Tubos de ventilación

Para que pueda producirse un tiro natural de aire, la fosa séptica debe contar con dos tubos de ventilación, con una diferencia de altura mínima de 3 metros.

El Código Técnico de la Edificación obliga a disponer de entrada de aire en las bajantes de aguas fecales, que se coloca en la tubería de entrada a la fosa séptica (aprovechando el ramal superior de una pieza en T). El tubo de salida de gases (el más pequeño) se coloca a la salida del filtro biológico.

Generalmente, el tubo de entrada de aire se instala por encima del tejado siguiendo un recorrido lo más recto posible y siempre en sentido ascendente. El tubo debe tener un diámetro suficiente para garantizar dicha evacuación (mínimo 110 mm). En el caso que no exista una continuidad en el paso del aire entre la entrada y la salida de gases, impidiendo el tiro, se instalará una entrada de aire adicional.

Ventilación del filtro biológico

En el filtro aerobio, además, hay que procurar una entrada de aire (aireación) que proporcione oxígeno a los microorganismos aerobios. Para ello, se instalará un respiradero conectado a la parte superior del tanque por encima del nivel del agua. En el caso de sistemas de aireación forzada es importante la instalación de conductos de ventilación para aliviar eventuales sobrepresiones.

Salidas de la ventilación

Las salidas de la ventilación deben estar convenientemente protegidas de la lluvia y la entrada de cuerpos extraños, insectos y pequeños roedores. Su diseño, además, debe ser tal que la acción del viento favorezca la expulsión de los gases generados en la degradación de las aguas residuales de forma que no causen molestias a los habitantes. Puede colocarse un filtro de ventilación de carbón en la parte superior de la tubería de ventilación que deja pasar el aire y los gases eliminando el olor que los acompaña.

 

Mas información:

Guía Técnica para la gestión de las aguas residuales urbanas en pequeños núcleos mediante depuradoras compactas prefabricadas

Documento Básico HS 5 Evacuación de aguas

UNE-EN 12566-1:2017: Pequeñas instalaciones de depuración de aguas residuales para poblaciones de hasta 50 habitantes equivalentes. Parte 1: Fosas sépticas prefabricadas.

Ir arriba