Saltar al contenido

Limpieza y vaciado de fosas sépticas

Con el fin de prevenir la entrada de sólidos en el sistema de filtración, los sedimentos deben ser retirados forma periódica procediendo a la limpieza del tanques séptico, lo que requiere de una empresa autorizada que enterrará o depositará los sedimentos en un lugar autorizado por la administración competente.

Para mantener un sistema de tanque de retención operando eficientemente, el tanque debe ser bombeado periódicamente. A medida que se utiliza el sistema, los lodos se acumulan en el fondo del tanque. A medida que aumenta el nivel de lodo, las aguas residuales pasan menos tiempo en el tanque, y es más probable que los sólidos escapen al área de absorción. Los tanques de tamaño adecuado pueden acumular lodo durante al menos tres años.

Si pasan muchos años sin bombearse, pueden formarse costras que transforman la fosa en algo así como un depósito. También puede ocurrir que no se haya activado biológicamente o no lo ha hecho adecuadamente lo que la llevará a perder el drenaje. En estos casos, será necesario vaciar las fosas y bombear su contenido a un camión cisterna.

La limpieza se efectúa por medio de un camión-tanque equipado con una bomba para extracción de lodos (en este caso se debe prever que la fosa esté ubicada en un lugar tal que se permita el acceso al camión-tanque). Una vez vaciada la fosa, el camión transportará el material de desecho recogido a un lugar donde pueda ser tratado o eliminado, como la red de alcantarillado  o una planta de tratamiento de aguas residuales.

Pero hay que señalar que no es conveniente extraer la totalidad del lodo, sino que habrá que dejar una pequeña cantidad (10% aproximadamente) que servirá de inóculo para las futuras aguas residuales.

Cuándo tengo que limpiar mi fosa séptica

La limpieza de una fosa séptica debe realizarse antes de que los sólidos sedimentados (lodos) y el material flotante (natas) se acumulen en exceso pudiendo así, obstruir las tuberías de entrada o salida.

Cuanto más sube el nivel del sedimento, más materia sólida entrará en el sistema de filtración (ya sea pozo de absorción, zanjas de infiltración o campo de riego o zanja de arena filtrante). En el extremo, si el sedimento se acumula por demasiado tiempo, no ocurrirá ninguna separación de materia sólida del agua y las aguas negras entrarán directamente en el sistema de filtración.

Los lodos acumulados en el fondo de la cámara séptica deben ser retirados por profesional cualificado cada 6 meses, nunca menos de una vez al año.

El tanque séptico incluye una salida en forma de T que evita que el lodo y la espuma salgan del tanque y viajen al área del campo de drenaje. Si la parte inferior de la capa de espuma está a seis pulgadas del fondo de la salida, o si la parte superior de la capa de lodo está a 12 pulgadas de la salida, su tanque necesita ser bombeado.

Limpieza de fosas sépticas

La limpieza de los tanques sépticos se debe efectuar del siguiente modo:

  • Las natas se retirarán con una pala o lampa recta y una herramienta tipo espumadera.
  • Se deberá agitar la parte líquida y los lodos para introducir una bomba de desagüe. Dependiendo de su volumen, el contenido del tanque séptico se bombeará a recipientes con tapa hermética o a un camión cisterna, para que junto con la nata extraída, sean dispuestos a la conexión más cercana con el sistema de alcantarillado del lugar, o a un relleno sanitario. La limpieza de tanques sépticos de forma manual utilizando balde y soga está prohibida en la mayoría de países desarrollados.

Las empresas que se encargan de la limpieza y vaciado de fosas sépticas emplean chorros de agua a alta presión, mientras aspiran los lodos y la suciedad, dejando la fosa séptica totalmente vacía y limpia.

El camión cisterna bombea el contenido de la fosa séptica, tanto la parte espesa como la liquida, lavando con abundante agua a presión todas las paredes, suelo y techo de la fosa. Esta limpieza de fosas sépticas se hace a través de tapa de inspección o registro que tenga la fosa;

  • No usar cerillas, antorchas u otros objetos encendidos para inspeccionar un tanque séptico, ya que el gas metano acumulado podría provocar una explosión.
  • El tanque séptico no debe vaciarse completamente ni desinfectarse después de haber extraído los lodos ya que la adición de desinfectantes u otras sustancias químicas son perjudiciales para su funcionamiento. Por el contrario, se debe dejar en el fondo dos o tres litros de residuo de lodo, como inoculación de microorganismos para el funcionamiento correcto del tanque séptico. Después de la limpieza del tanque séptico y sea cual fuere el modo de limpieza, se debe dejar dentro de la cámara del tanque una cantidad de sedimento de un espesor de 10 centímetros aproximadamente para poder continuar adecuadamente con el proceso.

Inspeccione y bombee con frecuencia

El sistema séptico promedio del hogar debe ser inspeccionado al menos cada tres años por un profesional de servicios sépticos. Los tanques sépticos domésticos generalmente se bombean cada tres o cinco años. Los sistemas alternativos con interruptores flotantes eléctricos, bombas o componentes mecánicos se deben inspeccionar más a menudo, generalmente una vez al año. Un contrato de servicio es importante ya que los sistemas alternativos tienen partes mecanizadas.

Frecuencia de bombeo

Cuatro factores principales influyen en la frecuencia del bombeo séptico:

  • Tamaño del hogar
  • Total de aguas residuales generadas
  • Volumen de sólidos en aguas residuales
  • Capacidad del tanque séptico.

En general, una vez cada tres o cinco años es la recomendación para el bombeo. Sin embargo, si utiliza su sistema con más fuerza, es posible que deba bombear con más frecuencia. Asegúrese de nunca demorar el bombeo, ya que esto puede dar como resultado una copia de seguridad si se llena.

En cuanto a la limpieza de las fosas sépticas, se recomienda llevar a cabo su vaciado y pertinente limpieza cada dos o tres años. Hay que tener en cuenta que este mecanismo funciona mejor cuanto más tiempo permanezcan las aguas residuales en el interior de la cámara séptica, por lo que el vaciado debe alargarse el máximo tiempo posible para maximizar su eficacia.

¿Viene el profesional? Esto es lo que necesitas saber.

El manejo inadecuado de los lodos procedentes de los tanques sépticos, pone en alto riesgo y en peligro la salud de las personas, además de producir deterioro del medio ambiente, así como un mal aspecto estético. Por eso, cuando las fosas alcanzan su capacidad máxima, han de ser extraidas de forma experta y profesional, respetando las normativas vigentes sobre el tratamiento de aguas residuales, y tras su extracción tienen que ser transportadas a plantas especiales de tratamiento y reciclado.

Si llamas a un pocero o a una empresa de desatascos, él o ella inspeccionará por fugas y examinará las capas de escoria y lodo en su tanque séptico. Si quieres ahorrar algo de dinero, puedes contratar un servicio programado a intervalos de tiempo regulares previamente acordados para eliminar los lodos. Los servicios  puntuales suelen ser más caros y aún más si se trata de un servicio urgente.

Si la fosa séptica no sea visible o simplemente no se sabe donde está, el pocero puede localizarla con la manguera del camión o bien con la ayuda de la cámara de inspección y/o con la sonda y el localizador.

Deberías mantener un registro con todos los trabajos de mantenimiento realizados en tu sistema séptico. Cada vez que bombees tu tanque, anota los niveles de lodo y escoria encontrados por el profesional. Así podrás medir el grado de retención de sólidos flotantes y sedimentables.

Camión cuba

Un camión cuba es un camión cisterna provisto de un tanque y una bomba diseñada para succionar neumáticamente líquidos, lodos o similares. Una vez bombeada la fosa, el camión permitirá transportar el material de desecho recogido a un lugar donde pueda ser tratado o eliminado, por ejemplo, a la red de alcantarillado  o a una planta de tratamiento de aguas residuales.

El tanque-cisterna de los camiones cuba comerciales que emplean las empresas de desatrancos para el vaciado de fosas sépticas, generalmente, tienen un volumen entre 10 y 55 m3. También pueden encontrarse versiones más pequeñas para aplicaciones especializadas o configuraciones de bajos recursos con tanques tan pequeños como 500 litros.